jueves, 18 de febrero de 2010

Ni te declaro la guerra, ni tu me firmas la paz

Que manera de desencontrarme, que manera de no estar comoda conmigo misma.
No s{e si es que he acomodado mal la pieza, o si ya las cosas que solia hacer me disgustan, pero no logro encontrar paz, mi paz, donde se fue?
No quiero buscar a nadie, aunque no puedo evitar necesitar no estar sola, pero quiero evitarle a los demas el dever de estar conmigo, el disgusto de ver que ya no estoy igual y se nota.
He escuchado ya a dos personas decirme que estoy distinta, que algo me falta y no son solo ellos, sino que yo tambien me he dado cuenta.
He perdido el entusiasmo de sobrevivir, he perdido toda la dulzura, la ternura, la inocensia, el gusto a mis gustos, he perdido hasta las ganas de estar mal...
Y si me preguntan si me gusta y si estoy comoda NO, pero ya nisiquiera me importa algo por lo que diga "salgo".
Llamo a Mariela y no me atiende, me hace pensar que es una mas del muonton que se ha cansado de mi y debo buscar por otro lado. Odio buscar a la gente por que me hace pensar que soy pesada, sin embargo, gasto tiempo del mio para dedicarme a buscarlos a todos, y no es malo por que cuando los encuentro me siento feliz, un poco porlomenos y con ellos puedo recuperar parte de mi vida.
No s{e en que momento me desid{i a cambiar, no me gusta lo que encuentro frente al espejo, no me gusta!
Antes me gustaba, por que te gustaba, por que me sentia fuerte, por que me sentia segura, por que me sentia grande... pero hoy ya no se si tengo esa seguridad, hoy solo se que no logro encontrar mi punto de equilibrio, que es mas desanormal que normal mi estado de animo, que ni un kilo de helado de chocolate puede subirme el animo.
Hay veces que preferiria volver a mi otra vida, a la cual tenia en Posadas, no era perfecta... pero nunca antes me habia sentido asi, descuidada, desprotegida, totalmente perdida.
No s{e en que carajo estaba pensando cuando desidi a destruirme por completo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario